Nuestras casas detalle a detalle...

La entrada de “Casa Carmina” arriba y “Bodega de Alejandro” abajo, son totalmente independientes. A la izquierda se aprecia la barbacoa.

El porche de “Casa Carmina” invita a tardes de lectura y a meditar sobre el sentido de la vida y lo que nos espera más allá de las vacaciones. Nos creemos más listos que los abuelos por haber cambiado escasez por stress…

El departamento de imagen, sí, sí la decoradora, dice que los espejos son para reflejarse cuando se levante de las cabezadas, las que rematan las fabadas son de órdago a la grande.

El salón de Casa Carmina. La TV no es necesario encenderla, si lo hace verá que hemos eliminado los telediarios de todas las cadenas y, además, en el caso de Tele5 hemos eliminado la cadena completa, es decir, el único programa que emite. Pensamos que aquí la única princesa del pueblo es usted y, si la echa de menos, puede estar diciendo tonterías todo el día que para eso está de vacaciones.

Desde sus ventanas no se ven edificios de oficinas, ni centros comerciales. Si echa de menos el metro lo tiene a 200 metros, pídaselo a Manolo de “Carpintería Penedo” siempre lo lleva en el bolsillo. Si le parece oír hablar en inglés es que sufre alucinaciones, le recomiendo darse una vuelta a la orilla del río, lo tiene a 100 metros, comprobará que el ensordecedor ruido que oye es el ruido del silencio…

El gallo de Carpintería Penedo, que verá pasearse durante el día, es el único que toca diana a las 5 de la madrugada, comentado el tema con Manolo, nos dice que el gallo lo único que hace es avisar a los visitantes de que pueden seguir durmiendo… al tratarse del carpintero, en caso de que el gallo llegue a molestar le daremos tratamiento de madera…eso sí, a mano, que para eso es carpintero artesanal.

En el peor de los casos, si no encuentra otra cosa que hacer, puede ver la tele o jugar a la PS4 y para dormir el río Turia será su cómplice.

Hay otras formas de conciliar el sueño pero la que en otras latitudes es más tradicional, la de contar ovejas, en el pueblo nunca ha llegado a cuajar. Que para dormir hubiese que bajar a la cuadra y contarlas nos producía el efecto contrario hasta llegar a desvelarnos. Algo se nos escapaba del método…

Habitación de Casa Carmina. Desde su ventana, se ve la barbacoa y a 70 metros pasa el río que le ayudará a conciliar el sueño, si no puede dormir se deberá a otras circunstancias y, a veces, voluntarias…Fruto de la evolución artística de la “decoradora”, en el verano 2014 decide cambiar la decoración de esta habitación para integrar un cabecero de madera rarísima venido de las indias y que ha costado un Potosí.

Lo que se dice dormir, dormir me imagino que dará igual el tipo de madera del cabecero pero, si nos toca una noche de contar ovejas, el cabecero hará que el entorno sea más agradable… en fin, la “decoradora” seguro que tuvo sus razones para hacer el cambio…

Las habitaciones son acogedoras, tanto, que el sonido del río Turia a 100 metros y el trino de los pájaros al amanecer nos parecerá artificial.

Si en algún momento sufre un ataque de felicidad no lo menosprecie y, para que no vaya a más, le recomiendo pensar que en pocos días volverá a estar en el trabajo acompañado del merecido stress, sólo con esto los síntomas de felicidad suelen remitir.

El salón de Casa Carmina, es ideal para la siesta, el único ruido es el de la tele, siempre aconsejamos ponerla en anuncios para no tener que pensar mucho, evitando incluso los de Audi y VW que suelen tener su miga.

Efectivamente, en todas las casas tenemos algún libro, no demasiado gordo para que de tiempo a leerlo antes de tener que regresar, si no pueden terminarlos nosotros mismos les contamos el final para que se marchen con la historia acabada.

Parece una foto trucada, pero no, es real. Hay que reconocer que en invierno es más divertido ver la chimenea que ver la tele, justo a la espalda. La chimenea tiene la ventaja de que no dice tonterías y que los “troncos” que se ven están menos quemados. ¿Acaso no es lo mismo el extintor que el moderador? los dos están para apagar fuegos.

Para que no se aburra lo mejor es comer en Taramundi: Hotel Casa Paulino Taramundi Solleiro sidra y encontrar alternativas que no funcionan. Sin embargo, si se decide por lo demás tiene todas las herramientas para crear un muy buen chef: la inducción, microondas con grill, barbacoa al aire libre, un lavavajillas, tostadora, exprimidor …

Le recomendamos tener cuidado con la sartén ya que la cocina de inducción es muy rápida y hace adquirir a esta herramienta vida propia y generadora de disgustos.

Pocos comentarios, este rincón de la casa tiene mala reputación pero resulta ameno cuando se le conoce, tanto que incluso se llega a intimidar. Realmente es como un amigo leal que conoce nuestras intimidades pero nunca se va de la lengua por mucho rumor que escuche…

 

Servicios

  • Aire acondicionado
  • Barbacoa
  • Bicicleta
  • Calefacción
  • Chimenea
  • Columpios
  • Cuna
  • Horno
  • Jardín
  • Nevera Smeg
  • Parking
  • Porche
  • PS4
  • Televisión
  • Terraza
  • Tostadora
  • Trona
  • WIFI

Animales

Trae a tu mascota por 3€/día

Se acepta pago con tarjeta de crédito

Puedes pagar tu estancia online

Servicios

  • Aire acondicionado
  • Barbacoa
  • Bicicleta
  • Calefacción
  • Chimenea
  • Columpios
  • Cuna
  • Horno
  • Jardín
  • Nevera Smeg
  • Parking
  • Porche
  • PS4
  • Televisión
  • Terraza
  • Tostadora
  • Trona
  • WIFI

Internet WIFI

Disponemos de internet WIFI en todas las casas

Parking

Disponemos de Parking